Amniocentesis

banner_amnio

La amniocentesis consiste en la introducción de una aguja a través de la pared del abdomen, la pared del útero y la bolsa de líquido amniótico para extraer una muestra del líquido amniótico que rodea al feto. Se puede realizar a partir de las 16 semanas de embarazo y su finalidad es obtener material para estudios cromosómicos, bioquímicos, moleculares o biológicos.

amniocentesis

En algunas ocasiones la amniocentesis puede desencadenar una de las siguientes complicaciones:

  • Aborto (0.5 – 1% de los casos).
  • Ruptura de la bolsa de líquido amniótico (0.3% de los casos).
  • Infección intraamniótica (muy poco frecuente).

¿Qué otras cosas hay que tomar en cuenta?

  • La amniocentesis puede fracasar si no se puede extraer suficiente líquido amniótico para analizar, o bien, puede fracasar el cultivo de las células amnióticas (0.5%). Para obtener un resultado es necesario repetirla.
  • En caso de que el resultado no sea concluyente (mosaico) puede ser recomendable realizar otra técnica diagnóstica.
  • Un resultado normal no elimina la posibilidad de que el feto pueda tener defectos debido a otras causas diferentes a las estudiadas.
  • Las diferentes determinaciones practicadas tienen un pequeño margen de error, que puede dar lugar a una falta de coincidencia entre el resultado obtenido y el estudio del feto.