Cardiopatías Fetales

banner_cardiopatia

Las cardiopatías congénitas como la estenosis aórtica y la estenosis pulmonar son malformaciones cardiacas fetales que dañan el corazón y evitan su desarrollo y formación dentro del vientre materno. Estas malformaciones son raras pero afectan a uno de cada dos mil embarazos; es decir más de mil casos por año en México.

La arteria aorta, que nace del ventrículo izquierdo del corazón, tiene una válvula que con cada latido cardíaco se abre para expulsar la sangre del corazón hacia el resto de los órganos. La estenosis aórtica es una malformación de la válvula de la aorta que le ocasiona dificultad para abrirse. Esto provoca que el ventrículo izquierdo no logre extraer la sangre y frena su desarrollo en el transcurso del embarazo.

La mitad de los casos con estenosis aórtica mueren antes del nacimiento y el resto después de nacer ya que solo tienen desarrollada la mitad del corazón. En algunos casos que sobreviven se requiere la realización de cirugías cardíacas muy agresivas al recién nacido (incluso trasplante de corazón) y con alto riesgo de secuelas neurológicas.

En nuestro Centro recomendamos la realización de ecocardiografía fetal avanzada (ultrasonido cardiaco fetal) a las 14 y 20 semanas de embarazo por médicos especialistas en Medicina y Cardiología Fetal a toda embarazada con la finalidad de realizar una detección oportuna y poder ofrecer un tratamiento en el momento adecuado.

Los objetivos de la valoración por el médico especialista en Medicina Fetal son los siguientes:

  • Confirmar el diagnóstico
  • Establecer si se trata de una malformación única o asociada a otras malformaciones
  • Descartar la posibilidad de alteraciones cromosómicas fetales
  • Evaluar si la enfermedad cardiaca es tan grave como para requerir un tratamiento dentro del vientre materno y si el desarrollo del corazón aún es suficiente. Es decir, el tratamiento se realiza cuando todavía es posible evitar la falta del desarrollo cardiaco y no cuando este ya existe pues es irreversible.

La cirugía fetal que ha demostrado poder corregir la causa y evitar la falta del desarrollo cardiaco es la valvuloplastía aórtica fetal. Con esta cirugía es posible corregir esta malformación dentro del vientre de la madre y evitar la muerte al nacimiento porque favorece el crecimiento y desarrollo normal del corazón e incluso evita la necesidad de cirugías cardiacas posteriores al nacimiento.

Esta cirugía se realiza a través de una pequeña aguja de 2mm que atraviesa el abdomen de la madre y el tórax del bebé hasta introducirse dentro del corazón fetal. A través de esta aguja se introduce un diminuto catéter de 1mm de diámetro con un balón desinflado dentro de la arteria obstruida para abrir la válvula al inflar el balón y restablecer el paso de sangre por la aorta permitiendo así que el corazón se desarrolle normalmente. Esta cirugía es aún innovadora y existen alrededor de 100 casos tratados en el mundo. La experiencia mundial ha mostrado ser exitosa técnicamente en el 85% de los casos.

En nuestro Medicina Fetal México contamos con una Unidad de Cardiología Fetal para confirmar o descartar el diagnóstico de esta malformación a partir de las 14 semanas de embarazo. Como tratamiento, nuestro Centro es uno de los pocos en el mundo que ofrecen la realización de valvuloplastía cardíaca fetal ya que contamos con un especialista en Cirugía Fetal, el doctor Rogelio Cruz Martínez, entrenado durante más de 4 años en el Hospital Clínic de Barcelona, España. La experiencia de nuestro Centro de Medicina y Cirugía Fetal es la más amplia de México ya que somos los pioneros en la realización de esta cirugía fetal en México y todo Latinoamérica.

loogs

En este proyecto participan la Fundación Kristen, el Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer de Querétaro (SSA) y KPI Ultrasonidos México para permitir que este tipo de intervención sea accesible a toda paciente en México independientemente de su nivel socio-económico. Participa también el Instituto de Investigación en Neurodesarrollo (Instituto de Neurobiología UNAM, Campus Juriquilla) evaluando a cada niño sometido a una cirugía cardiaca fetal con seguimiento neurológico desde el nacimiento hasta la edad escolar incorporando terapias de neurohabilitación.