Megavejiga

banner_obstruccion_urinaria

La megavejiga u obstrucción urinaria fetal es una malformación fetal caracterizada por la presencia de una obstrucción en la uretra. Esto ocasiona que el feto no sea capaz de orinar y por lo tanto se acumula la orina en la vejiga provocando su crecimiento excesivo.

En la mayoría de los casos la obstrucción se debe a la presencia anormal de unas membranas dentro de la uretra fetal llamadas “valvas de uretra posteriores”.  En otros, la obstrucción es debida a un estrechamiento de la uretra (estenosis uretral) o bien, a su falta de formación (atresia uretral). Ambos casos son considerados incompatibles con la vida y uno de cada siete puede presentar alguna alteración en sus cromosomas (causa genética).

La mortalidad en los casos con obstrucción urinaria en vida fetal es cercana al 100% por diferentes circunstancias:

  • El crecimiento exagerado de la vejiga provoca una compresión del corazón del bebé, que le induce a la muerte por fallo cardíaco dentro del útero de la madre.
  • El líquido amniótico es principalmente orina fetal y es esencial para el desarrollo de los pulmones. Al presentar obstrucción urinaria el líquido disminuye hasta desaparecer ocasionando una falta de desarrollo y crecimiento pulmonar hasta desembocar en la muerte al nacimiento por asfixia e hipertensión pulmonar.
  • El hecho de que el bebé no pueda orinar provoca un daño progresivo en sus riñones hasta ocasionar el fallo renal completo considerado en la actualidad como incompatible con la vida debido a que no es posible realizar un trasplante renal a un recién nacido en ningún centro del mundo.
En Medicina Fetal México recomendamos la realización de ecografía (ultrasonido) a las 12 y 20 semanas de embarazo por médicos especialistas en Medicina Fetal a toda embarazada con la finalidad de realizar una detección oportuna y poder ofrecer un tratamiento en el momento adecuado.

Los objetivos de la valoración por el médico especialista en Medicina Fetal son los siguientes:

  • Confirmar el diagnóstico
  • Establecer si se trata de una malformación única o asociada a otras malformaciones
  • Descartar la posibilidad de alteraciones cromosómicas fetales realizando una

biopsia de vellosidades coriales vía vaginal y sin punción del abdomen materno entre las 10-15 semanas de embarazo; o bien, por extracción del líquido de la cavidad amniótica (amniocentesis) o de la vejiga fetal (vesicocentesis) si el diagnóstico fue después de las 15 semanas de embarazo.

  • Evaluar si la función renal está conservada como para proponer un tratamiento. Es decir, el tratamiento se realiza cuando todavía es posible evitar el fallo renal y no cuando este ya existe pues es irreversible.

La cirugía fetal que ha demostrado poder corregir la causa y descartar la posibilidad de atresia uretral en un solo procedimiento es la cistoscopia fetal. Esta cirugía se realiza a través de una pequeña aguja de 2mm que se introduce dentro de la vejiga fetal a través del abdomen de la madre y el abdomen del bebé. A través de esta aguja se introduce también una cámara de 1mm de diámetro para visualizar el interior de la vejiga, localizar la uretra y destruir con láser las membranas o valvas uretrales permitiéndole al bebé orinar de forma normal.

Medicina Fetal México es uno de los pocos centros de salud en el mundo que ofrecen la realización de cistoscopia fetal como primera elección ya que contamos con un especialista en Cirugía Fetal endoscópica (Dr. Rogelio Cruz Martínez) con gran experiencia en cistoscopia fetal, adquirida durante más de 4 años de formación en el Hospital Clínic de Barcelona, España. La experiencia de nuestro Centro de Medicina y Cirugía Fetal es la más amplia de México ya que somos los pioneros en la realización de esta cirugía fetal en México.