Síndrome de Transfusión Feto-Fetal y Restricción de crecimiento selectivo

banner-fetofetal


Síndrome de transfusión feto-fetal


Es una enfermedad que ocurre en uno de cada 7 embarazos gemelares monocoriales; es decir, gemelos que comparten la placenta. En ella uno de ellos transfunde sangre a su hermano dentro del útero de la madre.

Debido a que los cordones umbilicales de estos gemelos están conectados a la misma placenta presentan vasos sanguíneos que unen sus cordones umbilicales a través de ella (“anastomosis vasculares”). Es decir, los gemelos son normales, pero la placenta no.

Uno de los gemelos recibe una excesiva cantidad de sangre que termina ocasionándole la muerte por fallo cadiaco. Con la finalidad de disminuir su volumen sanguíneo aumenta la producción de orina presentando así una excesiva cantidad de líquido en su bolsa amniótica (polihidramnios) lo que aumenta el riesgo de ruptura de membranas y de parto prematuro debido a la sobredistensión del útero. Por el contrario, el gemelo donante desarrolla una anemia grave que puede ocasionarle un daño neurológico y  después la muerte. Con la finalidad de protegerse, deja de producir orina presentando cada vez menor cantidad de líquido en su bolsa amniótica (oligohidramnios). Sin tratamiento, la mortalidad perinatal es cercana al 100% con un riesgo del 40% de lesión cerebral entre los sobrevivientes y secuelas a largo plazo.

El desarrollo de esta enfermedad es inevitable. En nuestro centro recomendamos la realización de ecografía (ultrasonido) cada 2 semanas a todo embarazo gemelar monocorial por médicos especialistas en Medicina Fetal con la finalidad de realizar una detección oportuna y recibir un tratamiento en el momento adecuado.

En cuanto al tratamiento, la única terapia que ha demostrado eliminar la causa de esta enfermedad, consiste en realizar un láser placentario por fetoscopia. Esta cirugía se realiza a través de un corte menor de 5mm en el abdomen de la madre a través del cual se introduce una cámara diminuta para visualizar la placenta y una fibra de láser para coagular sus anastomosis vasculares y “dividir la placenta en dos”.  La experiencia acumulada demuestra una supervivencia del 90% de al menos un gemelo y un 60% de ambos gemelos.

Otros tratamientos como la extracción de líquido amniótico (Amniodrenaje) de la bolsa del gemelo receptor o la comunicación de las bolsas (septostomía) han mostrado claramente peores resultados que el láser placentario por fetoscopia. Sin embargo, pueden ofrecerse en Centros donde no exista la opción de fetoscopia.

En Medicina Fetal México contamos con especialistas en Medicina Fetal para la vigilancia de embarazos gemelares monocoriales y la detección oportuna del Síndrome de Transfusión Feto-fetal.


Restricción de crecimiento selectivo


Es una enfermedad que ocurre en embarazos gemelares monocoriales; es decir, gemelos idénticos que comparten la placenta. Ahí, uno de ellos tiene poco territorio placentario lo que le da un menor aporte de nutrientes y por lo tanto presenta un menor crecimiento y peso fetal que el otro.

El gemelo con poco territorio placentario puede presentar una restricción de crecimiento tan grave que pueda ocasionarle la muerte en vida fetal. Debido a que ambos gemelos comparten la placenta y están unidos a través de vasos sanguíneos en la placenta que conectan ambos cordones umbilicales (“anastomosis vasculares”), la muerte del gemelo con restricción de crecimiento puede ocasionar la muerte o daño neurológico del otro gemelo con peso normal.  Sin embargo; no todos los casos son graves, la mayoría a pesar de presentar una diferencia en el tamaño y peso fetal pueden llegar a una edad gestacional adecuada para su nacimiento.

El desarrollo de esta enfermedad es inevitable pero afortunadamente se presenta en solo uno de cada 9 embarazos gemelares monocoriales. En nuestro centro recomendamos la realización de ecografía avanzada cada 2 semanas a todo embarazo gemelar monocorial por médicos especialistas en Medicina Fetal con la finalidad de realizar una detección oportuna y, en caso de confirmar que existe una restricción de crecimiento leve, realizar un seguimiento semanal y solo en caso de gravedad recibir un tratamiento en el momento adecuado.

En los casos graves con avanzada edad gestacional (más de 32 semanas) la mejor opción es realizar una cesárea a pesar de la prematuridad para evitar la muerte o daño neurológico de uno o ambos gemelos. La única terapia que ha demostrado una mejoría en el pronóstico para los casos graves de menor edad gestacional, consiste en realizar un láser placentario por fetoscopia o bien una oclusión de cordón del gemelo con restricción de crecimiento.

Se realiza a través de un corte menor de 5mm en el abdomen de la madre a través del cual se introduce una cámara diminuta para visualizar la placenta y una fibra de láser para coagular sus anastomosis vasculares y “dividir la placenta en dos”.  Generalmente la cirugía tiene la finalidad de proteger al gemelo de peso normal (con una sobrevida del 90%) aunque en algunos casos seleccionados se puede tener una supervivencia de ambos gemelos (25%).

En nuestro Centro contamos con especialistas en Medicina Fetal para la vigilancia de embarazos gemelares monocoriales, la detección oportuna y el seguimiento de los casos con restricción de crecimiento selectivo.


Secuencia TRAP


Es una enfermedad que ocurre en uno de cada 15 embarazos gemelares monocoriales; es decir, gemelos que comparten la placenta (“unidos en la placenta”) en la cual uno de los ellos no tiene corazón ni cráneo y por lo tanto no tiene posibilidad de vida. Sin embargo, le “roba” sangre al gemelo sano.

Debido a que los cordones umbilicales de estos gemelos están conectados a la misma placenta, presentan vasos sanguíneos que conectan sus cordones umbilicales a través de ella (“anastomosis vasculares”), el gemelo sin corazón se nutre de la circulación sanguínea del gemelo normal y termina ocasionándole la muerte por anemia grave. Sin tratamiento, la mortalidad perinatal es cercana al 100%, con un riesgo del 60% de lesión cerebral y secuelas a largo plazo en caso de que el gemelo normal sobreviva.

El desarrollo de esta enfermedad es inevitable. En Medicina Fetal México recomendamos la realización de ecografía (ultrasonido) cada 2 semanas a todo embarazo gemelar monocorial por médicos especialistas en Medicina Fetal con la finalidad de realizar una detección oportuna y recibir un tratamiento en el momento adecuado.

La única terapia que ha demostrado eliminar los riesgos de esta enfermedad consiste en realizar una coagulación del cordón del gemelo sin corazón (oclusión del cordón). Esta cirugía se realiza a través de un corte menor de 5mm en el abdomen de la madre a para introducir una pinza ó una fibra de láser y coagular el cordón.  La experiencia acumulada demuestra una supervivencia del 90% del gemelo normal.  

En Medicina Fetal México contamos con varios especialistas en Medicina Fetal para la vigilancia de embarazos gemelares monocoriales y la detección oportuna de la secuencia TRAP.